top of page

Mi historia: ¿Por qué el Método Vadim?

Este método lleva mi nombre, ya que es un resumen de mis conocimientos y experiencia que he tenido a lo largo de mi vida. Para demostrarles cómo este método influyó en mi vida, me gustaría hablarles un poco de mí.

Mi nombre es Vadim Proshichev y soy ruso. Nací en 1980 y pasé mi infancia en la Unión Soviética. Esta experiencia influyó mucho en mí. Aprendí a coexistir en un sistema totalitario, donde cada paso que das está controlando por el gobierno; sin embargo, también tuve acceso a una mejor educación.

Mi historia está estrechamente conectada con la historia de mi país y las experiencias que he vivido. Lamentablemente la sociedad sovietica fue mucho más cruel que uno puede imaginar y he pasado por muchas situaciones que han generado los traumas emocionales, e incluso trastornos mentales, como ansiedad y ataques de pánico. Durante mucho tiempo estaba muy enojado y guardaba mucho rencor por lo que ha pasado, hasta que un día comprendí el sentido de estas experiencias, que finalmente influyeron mucho en mi personalidad cuando tuve que encontrar las maneras de sanar mis heridas para poder vivir feliz y tener un cuerpo y una mente sana.


Mi padre es ingeniero y trabajó un tiempo en Nigeria, donde yo pasé algunos años de mi infancia. Siempre recuerdo las impresiones que causaron en mí las danzas folclóricas, las prácticas espirituales y las tradiciones místicas africanas. Estas impresiones despertaron en mí el interés por la danza y, a mi regreso a Rusia, comencé a estudiar danza y teatro. Con la caída de la Unión Soviética en 1991, fui testigo de grandes transformaciones en mi país. Cambió el sistema político y vi los fuertes cambios sociales y mentales en la cultura y en la gente. Muchas tendencias y modas occidentales y orientales llegaron rápidamente a Rusia y, por algún motivo, la técnica de respiración holotrópica se volvió muy popular en mi país. En 1995 me sumé a esta tendencia y tomé mis primeras clases de respiración.

Esta técnica me recordó las prácticas espirituales africanas que había visto en África e incrementó mi interés por la psicología, la psicoterapia y el entendimiento del funcionamiento del cuerpo como un todo.

Los años noventas en Rusia fueron una época de libertad y apertura. A pesar de estar en una crisis económica extremadamente profunda, el viento de libertad abrió muchas posibilidades. Como lo comenté anteriormente mis propias heridas y traumas emocionales me llevaron a buscar la ayuda psicoterapéutica, lo que posteriormente me ayudó mucho en la comprensión integral y holistica del ser humano. Mi propia experiencia como paciente fue muy enriquecedora tanto en lo personal, como en lo profesional, así como los cambios sociales y culturales que me ayudaron a comprender más a profundidad que he vivido en el país totalitario.


En 1997 por la insistencia de mis padres comencé mi carrera de médico, la cual terminé en el 2004. Soñaba ser artista, pero como muchos no he podido elegir la carrera de mis sueños, desde el punto de vista de mi familia la educación en medicina fue algo mucho más seguro que la artística. Tuve que resignarme y aceptar nuevos retos, pero era muy romántico e imaginaba algo muy distinto sobre la medicina. Al terminar la universidad comprendí que la medicina oficial no está enfocada en sanar las enfermedades, sino en aliviar las dolencias, tanto en las enfermedades somáticas como en las mentales y emocionales.

Entre el año 2004 y 2007 trabajé como médico general en una clínica estatal donde atendía muchos pacientes. Esta experiencia comprobó mi visión sobre la medicina. En este periodo observé y traté a muchos pacientes con diferentes enfermedades y problemas físicos como la hipertensión o el cáncer; y constaté el desarrollo de dichas enfermedades. Los padecimientos que observé, iniciaban con pensamientos tóxicos y posteriormente presentaban un desarrollo de la enfermedad hasta llegar a la etapa final. Fue una práctica confirmación que la medicina oficial sólo sirve para aliviar los sufrimientos de los pacientes, pero no para curar las enfermedades. Con la experiencia que adquirí con mis pacientes en la clínica y mis conocimientos de técnicas alternativas para el tratamiento de enfermedades y problemas físicos, estaba más que seguro que la medicina occidental podía no ser la mejor opción para mejorar la vida de las personas. He comprobado esta hipótesis desde el 2005 cuando empecé a trabajar con diversos métodos para ayudar a la gente en su proceso de rehabilitación y en la superación de sus problemas físicos y mentales. Esta experiencia fue muy enriquecedora, por lo que decidí dejar mi carrera de médico para profundizar mi conocimiento sobre los diferentes métodos terapéuticos. Durante este periodo también tomé sesiones de terapia corporal, terapia de Reich, tanatoterapia, respiración holotrópica, danzaterapia, bioenergética, clases de yoga, ejercicios físicos, seguí bailando y estudiando la danza clásica, contemporánea y folclórica. En el 2007 me inscribí en la Academia de Arte, y para el 2010 obtuve el título de coreógrafo y maestro de danza. Gracias a esta educación pude incorporar los conocimientos científicos de la educación artística para mis alumnos y observar los resultados milagrosos.


En el 2007 abrí mi propia escuela de Salud y Danza en Rusia, donde trabajé como maestro de danza y terapeuta corporal, impartiendo además clases de yoga y Pilates. Utilicé muchos métodos para ayudar a mis alumnos verificando la efectividad de los mismos, como la rehabilitación física, distintos estilos de danza, incluso el ballet clásico, yoga, meditaciones dinámicas, técnicas de respiración, terapia corporal, técnicas de chamanes, etc. Con toda mi experiencia y conocimientos decidí desarrollar mi propio método de salud y bienestar llamado Método Vadim Salud Integral, que incluye distintas técnicas de acondicionamiento físico y piscoterapia corporal, además de la danza clásica como una herramienta increíble para obtener bienestar.


Desde el 2015 empezó una etapa nueva en mi vida con mi mudanza a México, cuando empecé a formar un equipo de maestros y entrenadores para difundir mi método en un centro de salud integral, que se convirtió en la primera academia de ballet para adultos en la CDMX, llamada “Primera Posición”. Trabajando para este proyecto he elaborado, traducido y adaptado mis programas y técnicas para hispanohablantes, con el propósito de compartir mi método y mis conocimientos con más personas.

En el agosto del 2019 me mude a Bogotá, Colombia. Desde el octubre del 2019 inicié desarrollar y integrar las nuevas metodologías y estrategias para digitalizar la experiencia y la educación tanto en mi propio método así como en la escuela Primera Posición. Desde que inició la pandemia, tuvimos que cerrar la escuela en la CDMX y iniciar toda la enseñanza en línea. Este proceso fue un gran reto y al mismo tiempo un gran impulso para buscar las nuevas alternativas y metodologías de los procesos de la enseñanza-aprendizaje en el ámbito de la danza. Nadie había imaginado que será posible dar clases de ballet a través de la pantalla, pero este crisis abrió nuevas posibilidades.


Siempre he prestado mucha atención a la metodología de la enseñanza-aprendizaje. En la Academia Primera Posición constantemente capacitaba el equipo de maestros. Realice varias capacitaciones de manera presencial y en línea para los docentes de la danza y ballet clásico: Diliana Lopez de Ecuador, Mercedes Moreno de España, Betzabe Figueiras de México, Elena Restrepo de Colombia, entre otras. En 2021 funde junto con maestro y bailarín Murat Ushanov International Ballet Institute que ofrece los cursos de capacitación y actualización para maestros de la danza clásica. En octubre de 2021 tuve la gran oportunidad de realizar un curso de actualización para maestros en la Academia Vaganova en San Petersburgo. Fue un honor de poder aprender y profundizar mis conocimientos con los grandes de la danza, y sin duda los mejores en su área.


Durante toda mi vida he estudiado, profundizado y actualizado constantemente mis conocimientos. Cuando me encontraba frente a distintas dificultades he aplicado mi imaginación y creatividad para solucionar los problemas. Adoro mi trabajo, me apasiona el arte y la posibilidad de ayudar a mis alumnos a tener una vida sana y feliz. Es por eso digo que si tuviera que describirme en tres palabra, diría: creatividad, pasión y conocimiento.

104 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page