Pretextos para no hacer. Antes de decirme que quieres ser bailarín@ léelo:


pretextos para no hacer

Es muy interesante observar como los traumas y los patrones destructivos aprendidos en la infancia influyen en la vida de un adulto.

Tengo mucha experiencia dando clases. Cuando trabajaba con niños vi que algunos dejaban de tomar clases porque sus padres ya no los podían llevar, o no podían pagar sus colegiaturas. Cuando empecé a dar clases para adultos escuché mil historias parecidas que me contaban las alumnas:

“Desde que era niña soñaba ser bailarina pero no pude hacerlo porque mis padres no querían que estudiara danza, porque no tenían suficiente dinero, porque no había nadie que me pudiera llevar a las clases…”

Y ahora, sus historias de la infancia se han convertido en un patrón que yo llamo “NO PUEDO”.


bailarina

¿Cuál es la diferencia entre un niño y un adulto? 

Un niño en muchas ocasiones no puede decidir por su propia cuenta ¿y el adulto? Supuestamente es el dueño de su propia vida. Sin embargo, me doy cuenta que muchos adultos no maduraron y continúan repitiendo el patrón “NO PUEDO”. Es como si buscaran pretextos para no vivir sus sueños y no disfrutar de lo que les gusta. 

“…Me queda muy lejos la escuela”.

“…No tengo dinero”.

“…No me acomoda el horario”.

“…No me gusta el maestro”.

“…Necesito aire acondicionado y aquí no lo tienen”.

“…Pensé que todavía puedo ser profesional, y resulta que ya no puedo”.

etc., etc., etc.

Son pretextos. Pretextos para reafirmar que “no puedes”. Un patrón para toda la vida. Para nunca tener lo que quieres.


bailarina

“Quien quiere busca caminos y quien no quiere busca pretextos”. 

Y sí. Para ser bailarín el decir “no puedo” nunca funcionará. De nada sirve decir “no puedo” durante la clase, ya que cada vez tienes que superarte, ser mejor de lo que fuiste ayer, desarrollar tus habilidades y crecer. El decir “no puedo” no te va a ayudar. Mejor ni lo intentes. 

​​

Si en tu infancia tus padres no te atendieron como tú lo hubieras querido porque estaban ocupados o no contaban con los recursos necesarios, ahora tú eres el dueño de tu vida. Y no decirte a ti mismo que es lo que tú quieres es absurdo. Lo puedes hacer porque eres adulto.

Y si te atreves a aceptar lo que realmente quiere tu niño interiortrata de ser un padre atento y paciente con tu propio niño, procura darle lo que quiere, lo que le falta y cuídalo, porque sí se puede y verás que eso te hará feliz.

¡Sí lo puedes hacer!

animation.gif
280_173_banners_página_web.png
  • MetodoVadim en Amazon
  • MetodoVadim en iTunes
  • MetodoVadim en Spotify
  • Facebook - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Tumblr - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle