top of page

Tratamientos terapéuticos relacionados con la energía vital


"La bioenergética es una forma de terapia que combina el trabajo con el cuerpo y con la mente, para ayudar a las personas a resolver sus problemas emocionales, y a comprender mejor su potencial para el placer, el gozo y la alegría de vivir”.A. Lowen.


Cuando conscientemente o inconscientemente bloqueamos la expresión de las emociones o de nuestra sexualidad, los músculos se contraen y, con el tiempo, se acumula tensión muscular; de tal manera que se forman unas zonas de tensión crónica. El tejido muscular en estas zonas se vuelve muy rígido y se sustituye con tejido fibroso. Estas partes de los músculos pierden su elasticidad y su capacidad para realizar su función (contracción). Simplemente el músculo se queda “congelado”.

Esto a su vez, genera lo que llamamos el bloqueo del flujo de la energía vital y puede ser causa de distintos trastornos y enfermedades tanto a nivel físico como psíquico.

En terapia corporal utilizamos distintas técnicas que permiten desbloquear los músculos (los canales por donde fluye la energía). Estas técnicas pueden ayudar rápidamente a elevar la energía.

Si tu nivel de energía es bajo, es posible que tengas algunos patrones de conducta que te están haciendo perderla, y tal vez te puedas preguntar ¿cómo la recupero naturalmente?

Es por eso que antes de comenzar el tratamiento es importante hacer un análisis de tus comportamientos y costumbres.

Analiza por dónde escapa tu energía y piensa qué puedes hacer para evitarlo.

Estas son algunas acciones que puedes realizar:
  • Deshazte de los patrones negativos sobre la vida.

  • Deja de hacer muchas tareas al mismo tiempo.

  • Aprende qué es lo más importante en tu vida. Dedicar el mayor tiempo a los asuntos poco importantes nos hace perder la energía y, por el contrario, pasar más tiempo haciendo lo que consideramos importante nos hace elevar nuestra energía vital.

  • Cuida tu salud y recuerda que prevenir es siempre mucho más fácil que curar. Cualquier enfermedad, sobre todo las psicosomáticas, te hacen perder energía.

  • Evita relaciones y ambientes tóxicos.

  • Deja de ser perfeccionista. Hay un dicho que lo explica perfectamente: “Lo mejor es el enemigo de lo bueno”.

  • Comparte menos sobre tu vida personal, tus planes y sueños. Cuando lo hacemos con mucha emoción y entusiasmo, perdemos la energía que nuestro ser tiene para alcanzar nuestros sueños y objetivos.

  • No te comprometas con algo que no puedas hacer, ni en tu vida personal ni con los demás.

  • No envidies ni te compares con los demás.

  • Aprende a perdonarte a ti mismo y a los demás para que “tu corazón sea más ligero que una pluma”. No guardes enojo y coraje ni contigo mismo ni con los demás.

Aprende también cómo recuperar la energía de manera natural.

Cuando hacemos algo y estamos satisfechos y sentimos placer, eso nos llena de energía todavía más. Analiza cómo puedes acumular y aumentar tu nivel de energía. Piensa ¿qué tipo de actividades te hacen sentir placer?

Estos son algunos consejos y recomendaciones que puedes utilizar:
  • Haz lo que te guste y lo que te de placer diariamente, o por lo menos una hora a la semana.

  • Corrige tu postura. La columna vertebral sana y erguida hace que tu cuerpo y tus órganos internos trabajen de mejor manera.

  • Mejora tu respiración. El oxígeno es el motor para tus músculos. Si tienes problemas respiratorios no podrás tener buena oxigenación, por lo que percibirás una baja energía.

  • Organiza tu descanso y recreo. Nuestro cuerpo, mente y alma lo necesitan, no somos robots.

Ahora, después de analizar lo que te hace perder la energía y cómo elevarla naturalmente puedes practicar algunas técnicas terapéuticas.

Los tratamientos terapéuticos pueden basarse en:

  • Provocar o movilizar las emociones suprimidas con los medios psicológicos.

  • Provocar las movilizaciones a nivel corporal con distintas técnicas como masaje, movimientos expresivos o de respiración.

Estas técnicas en general te ayudarán a:

  • Desbloquear los canales para que la energía fluya libremente en tu cuerpo.

  • Quitar la tensión muscular provocada por el estrés.

Son muchas las técnicas que puedes utilizar, entre las más populares puedo mencionar la bioenergética de A. Lowen y distintas técnicas de meditaciones dinámicas y de respiración.

En el proceso terapéutico podrás percibir sensaciones que son signos de que la energía empieza a fluir, entre los más comunes están el calor, el hormigueo en el cuerpo y las vibraciones.

Te recomiendo comenzar tus practicas con un terapeuta que pueda enseñarte la técnica correcta y guiarte en el proceso.

Haz clic para solicitar tu consulta particular:


27 visualizaciones2 comentarios
GIF libros-2.gif
bottom of page