top of page

Marie Camargo: la bailarina francesa que revolucionó la danza en el siglo XVIII

En el mundo de la danza clásica, hay bailarinas que se convierten en leyendas, y una de ellas es Marie Camargo. Esta bailarina francesa revolucionó la forma en que se bailaba en el siglo XVIII, desafiando las convenciones establecidas.

Acompáñame mientras exploramos la vida y el legado de esta extraordinaria artista.

Marie Camargo, bailarina que revolucionó la danza
Marie Camargo

Marie Camargo nació el 15 de abril de 1710 en Bruselas, Bélgica. Desde una edad temprana, mostró un talento excepcional para el baile y recibió una educación cuidadosa en las artes escénicas. A la edad de 16 años, se unió a la Ópera de París y comenzó a destacar en producciones de ballet. En el escenario de la Ópera de París, Camargo debutó el 5 de mayo de 1726, lugar en donde participó en una gran cantidad de ballets y producciones teatrales de danza. Tuvo gran éxito y su gracia fascinó a muchas personas famosas de la época, incluido Voltaire.

Marie Camargo, bailarina que revolucionó la danza
Marie Camargo

Camargo es conocida como una reformadora de la danza de su época. En 1730 se convirtió en la primera mujer en actuar en el escenario con la técnica de danza que era considerada exclusivamente para los hombres. A ella se le atribuye el uso de la falda corta para moverse libremente y el uso de zapatos sin tacones.

Una de las contribuciones más destacadas de Marie Camargo fue su innovador cambio de vestuario. En aquella época, las bailarinas llevaban pesados trajes de enaguas y largas faldas que dificultaban su movimiento. Marie decidió deshacerse de las enaguas y acortar las faldas, lo que le permitió una mayor libertad de movimiento y la capacidad de realizar saltos y giros más audaces. Esta audaz decisión marcó el comienzo de una nueva era en la danza.

Además de su innovador cambio de vestuario, Marie Camargo también desarrolló una técnica de baile única. Fue conocida por su agilidad y ligereza, y sus movimientos rápidos y precisos dejaban a la audiencia asombrada. Marie también fue una de las primeras bailarinas en enfocarse en la expresión emocional a través de la danza, en lugar de simplemente seguir pasos predefinidos.


En la historia de la danza, Marie Camargo es a menudo comparada con otra gran bailarina de la época, Marie Sallé. Ambas tenían estilos muy diferentes: mientras que Camargo era conocida por su energía y técnica dinámica, Sallé se destacaba por su elegancia y gracia. La rivalidad entre las dos Maries se convirtió en un tema candente en los círculos artísticos y generó una competencia feroz.


Ante la insistencia de su amante, el conde Clermont, Camargo abandonó la escena en 1734. Sin embargo, seis años después, en 1741, continuó sus actuaciones en la Gran Ópera. Después de su regreso a escena tuvo gran éxito. Su alegría, brillantez, gracia y virtuosismo en la ejecución de la danza fascinó a muchas personas famosas en Europa.

Marie Anne de Cupis de Camargo finalmente dejó el ballet en 1751.


Su influencia se puede ver en los cambios que ocurrieron en el vestuario y la técnica de las bailarinas posteriores. Además, su enfoque en la expresión emocional y la libertad de movimiento allanaron el camino para futuras innovaciones en la danza clásica.

Marie Camargo murió en París el 28 de abril de 1771.


Aunque los escenarios de la época y los trajes que se utilizan en la actualidad han evolucionado, el espíritu innovador y la pasión de Marie Camargo continúan inspirando a bailarines y coreógrafos en todo el mundo. Su valiente decisión de desafiar las normas establecidas y buscar la excelencia artística abrió nuevas puertas y posibilidades para la danza, dejando una huella imborrable en la historia del arte escénico.

38 visualizaciones0 comentarios

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page