top of page

Dr. Miguel Ruíz: Los Cuatro Acuerdos. Resumen y algunas citas interesantes.

El Dr. Miguel Ruiz es un reconocido autor y maestro espiritual mexicano. Es conocido por su libro "Los Cuatro Acuerdos", que ha vendido millones de copias en todo el mundo y ha sido aclamado como una guía práctica para la transformación personal y el crecimiento espiritual.
Dr. Miguel Ruíz: Los Cuatro Acuerdos

En "Los Cuatro Acuerdos", el Dr. Ruiz presenta cuatro principios fundamentales basados en la sabiduría ancestral tolteca. Estos acuerdos son:


1. Sé impecable con tus palabras: El primer acuerdo enfatiza la importancia de ser conscientes y responsables de las palabras que usamos. El Dr. Ruiz nos insta a utilizar el poder de nuestras palabras de manera positiva, evitando el uso de la crítica, el chisme y la autocrítica destructiva.


2. No te tomes nada personalmente: El segundo acuerdo nos recuerda que la forma en que las personas nos tratan no es un reflejo de nuestra valía personal, sino una expresión de sus propias creencias y emociones. Al no tomar las cosas de manera personal, podemos liberarnos del sufrimiento innecesario y encontrar mayor paz interior.


3. No hagas suposiciones: El tercer acuerdo nos insta a evitar hacer suposiciones y a buscar la claridad en nuestras comunicaciones. Ruiz nos recuerda que muchas veces nuestras suposiciones son incorrectas y pueden llevar a malentendidos y conflictos. En su lugar, se nos anima a hacer preguntas y comunicarnos abierta y honestamente.


4. Haz siempre lo máximo que puedas: El cuarto acuerdo nos invita a dar siempre lo mejor de nosotros mismos en todas las circunstancias. El Dr. Ruiz enfatiza que nuestro "máximo" puede variar en cada momento, pero lo importante es comprometernos a hacer todo lo posible con el conocimiento y los recursos que tenemos en ese momento.


En resumen, "Los Cuatro Acuerdos" del Dr. Miguel Ruiz ofrecen un camino práctico para vivir una vida plena y auténtica, liberándonos de las limitaciones autoimpuestas y encontrando la verdadera felicidad y libertad interior.


A continuación te invito a leer algunas citas interesantes de este libro:

Introducción.
  • "Soy Espejo Humeante porque me veo en todos vosotros pero no nos reconocemos mutuamente por el humo que hay entre nosotros. Ese humo es el Sueño, y el espejo eres tú, el soñador".

  • Lo que ves y escuchas ahora mismo no es más que un sueño. En este mismo momento estás soñando. Sueñas con el cerebro despierto. Soñar es la función principal de la mente, y la mente sueña veinticuatro horas al día. Sueña cuando el cerebro está despierto y también cuando está dormido.

  • Los seres humanos que nos preceden nos enseñan a soñar de la forma en que lo hace la sociedad.

  • Tener fe es creer incondicionalmente.

  • Los niños creen todo lo que dicen los adultos.

  • En la domesticación humana, la información del sueño externo se transfiere al sueño interno y crea todo nuestro sistema de creencias.

  • Nuestro sistema de creencias es como el Libro de la Ley que gobierna nuestra mente. No es cuestionable; cualquier cosa que esté en ese Libro de la Ley es nuestra verdad. Basamos todos nuestros juicios en el, aun cuando vayan en contra de nuestra propia naturaleza interior.

  • Hay algo en nuestra mente que lo juzga todo y a todos, incluso el clima, el perro, el gato... Todo.

  • Cada vez que hacemos algo que va contra el Libro de la Ley, el Juez dice que somos culpables, que necesitamos un castigo, que debemos sentirnos avergonzados.

  • Víctima carga con la culpa, el reproche y la vergüenza. Es esa parte nuestra que dice: "¡Pobre de mí! No soy suficientemente bueno, ni inteligente ni atractivo, y no merezco ser amado, ¡Pobre de mí!".

  • La verdadera justicia consiste en pagar sólo una vez por cada error. Lo que es verdaderamente injusto es pagar varias veces por e mismo error.

  • El ser humano es el único animal sobre la tierra que paga miles de veces por el mismo error.

  • El 95 por ciento de las creencias que hemos almacenado en nuestra mente no son más que mentiras, y si sufrimos es porque creemos en todas ellas.

  • En el sueño del planeta, a los seres humanos les resulta normal sufrir, vivir con miedo y crear dramas emocionales.

  • Si observamos la sociedad humana, comprobamos que es un lugar en el que resulta muy difícil vivir, porque está gobernado por el miedo.

  • Nuestra mente es un sueño en el que miles de personas hablan a la vez y nadie comprende a nadie.

  • Estar vivos es nuestro mayor miedo. No es la muerte; nuestro mayor miedo es arriesgarnos a vivir; correr el riesgo de estar vivos y de expresar lo que realmente somos.

  • Nos deshonramos a nosotros mismos solamente para complacer a otras personas. Incluso llegamos a dañar nuestro cuerpo para que los demás nos acepten.

  • Es cierto que algunas personas dicen que su marido o su mujer, su madre o su padre las maltrató, pero sabemos que nosotros nos maltratamos todavía más.

  • Nadie, en toda tu vida, te ha maltratado más que tú mismo. El límite del maltrato que tolerarás de otra persona es exactamente el mismo al que te sometes tú. Si alguien llega a maltratarte un poco más, lo más probable es que te alejes de esa persona. Sin embargo, si alguien te maltrata un poco menos de lo que suele maltratarte tú, seguramente continuarás con esa relación y la tolerarás siempre.

El Primer Acuerdo: Se impecable con tus palabras.
  • Según como las utilices, las palabras te liberarán o te esclavizarán aún más de lo que imaginabas. Toda la magia que posees se basa en tus palabras.

  • Una sola palabra puede cambiar una vida o destruir a millones de personas.

  • La mente humana es como un campo fértil en el que continuamente se están plantando semillas. Las semillas son opiniones, ideas y conceptos.

  • Un pecado es cualquier cosa que haces y que va contra ti. Todo lo que sientas, creas o digas que vaya contra ti es un pecado.

  • El mayor pecado que cometes es rechazarte a ti mismo. En términos religiosos, el autorrechazo es un "pecado mortal", es decir que te conduce a la muerte. En cambio, la impecabilidad te conduce a la vida.

  • La acción provoca una reacción semejante.

  • Por lo general, empleamos las palabras para propagar nuestro veneno personal; para expresar rabia, celos, envidia y odio.

  • Los chismes son magia negra de la peor clase, porque son puro veneno.

  • Contar chismes se ha convertido en la principal forma de comunicación en la sociedad humana. Es la manera que utilizamos para sentirnos cerca de otras personas, porque ver que alguien se siente tan mal como nosotros, nos hace sentir mejor.

  • Una mínima información errónea puede estropear la comunicación entre las personas en infectar a todos aquellos que toca, que a su vez contagian a más gente.

El Segundo Acuerdo: No te tomes nada personalmente.
  • La importancia personal, o el tomarse las cosas personalmente, es la expresión máxima del egoísmo, porque consideramos que todo gira a nuestro alrededor.

  • Sea lo que sea lo que la gente haga, piense o diga no te lo tomes personalmente. Si te dice que eres maravilloso, no lo dice por ti. Tú sabes que eres maravilloso.

  • Si tienes la necesidad de que te maltraten, será fácil que los demás lo hagan.

  • Si alguien no te trata con amor ni respeto, que se aleje de ti es un regalo. Si esa persona no se va, lo más probable es que soportes muchos años de sufrimiento con ella. Que se marche quizá resulte doloroso durante un tiempo, pero finalmente tu corazón sanará. Entonces, elegirás lo que de verdad quieres. Descubrirás que, para elegir correctamente, más que confiar en los demás, es necesario que confíes en ti mismo.

El Tercer Acuerdo: No hagas suposiciones.
  • Tendemos de hacer suposiciones sobre todo. El problema es que, al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto.

  • Tenemos miedo de pedir una aclaración, hacemos suposiciones y creemos que son ciertas; después, las defendemos e intentamos que sea otro el que no tenga razón. Siempre es mejor preguntar que hacer una suposición, porque las suposiciones crean sufrimiento.

  • El gran mitote de la mente humana crea un enorme caos que nos lleva a interpretar y entender mal todas las cosa. Sólo vemos lo que queremos ver y oímos lo que queremos oír. No percibimos las cosas tal como son. Tenemos la costumbre de soñar sin basarnos en la realidad.

  • Hacer suposiciones en nuestras relaciones significa buscarse problemas.

  • También hacemos suposiciones sobre nosotros mismos, y esto crea muchos conflictos internos. Por ejemplo, supones que eres capaz de hacer algo, y después descubres que no lo eres. Te sobrestimas o te subestimas a ti mismo porque no te has tomado el tiempo necesario para hacerte preguntas y contestárselas.

  • Haces suposiciones, y una de ellas es: "Mi amor cambiará a esta persona". Pero no es verdad. Tu amor no cambiará a nadie. Si las personas cambian es porque quieren cambiar, no porque tú puedes cambiarlas.

  • El amor verdadero es aceptar a los demás tal como son sin tratar de cambiarlos. Si intentamos cambiarlos significa que, en realidad, no nos gustan.

El Cuarto Acuerdo: Haz siempre lo máximo que puedas.
  • Dios es vida. Dios es vida en acción. La mejor manera de decir: "Te amo, Dios", es vivir haciendo lo máximo que puedas.

  • Si te caes, no te juzgues. No le des a tu Juez la satisfacción de convertirte en una víctima.

Romper viejos acuerdos.
  • La verdadera libertad está relacionada con el espíritu humano: es la libertad de ser quienes realmente somos.

  • El primer paso es siempre la conciencia, porque hasta que no seas consciente no podrás hacer ningún cambio. Hasta que no seas consciente de que tu mente está llena de heridas y de veneno emocional, no limpiarás ni curarás las heridas y continuarás sufriendo.

23 visualizaciones0 comentarios
GIF libros-2.gif
bottom of page