top of page

Sobre el libro de Osho ¿Qué es la meditación?

Muchas veces me han preguntado sobre los libros que recomendaría leer para profundizar el autoconocimiento. Con esta entrada abriré un nuevo rubro del blog: Las lecturas recomendadas.

Osho ¿Qué es la meditación?
Osho ¿Qué es la meditación?
El libro de Osho "¿Qué es la meditación?" es una obra fundamental para aquellos que desean profundizar en el arte de la meditación y descubrir su verdadero significado y propósito.

En este libro, Osho ofrece una perspectiva única sobre la meditación, despojando las nociones convencionales y ofreciendo una visión más amplia y profunda de esta práctica. Según Osho, la meditación es una experiencia directa que va más allá de las palabras y las teorías, y es una forma de conectarse con la fuente divina que subyace en todo ser.


A través de una serie de meditaciones y técnicas, Osho guía al lector hacia un estado de conciencia elevado y le ayuda a descubrir su verdadero yo. Además, el libro también proporciona una guía práctica sobre cómo meditar y cómo incorporar la meditación en la vida diaria.


Una de las ideas centrales del libro es que la meditación no es una actividad que se realiza solo en un momento del día, sino que debe convertirse en un estado de conciencia constante en el que se vive cada momento con plena atención y presencia. Osho también enfatiza la importancia de la meditación en la vida moderna, que se caracteriza por el estrés, la ansiedad y la desconexión espiritual.


En resumen, el libro "¿Qué es la meditación?" de Osho es una obra poderosa y transformadora que ofrece una perspectiva única sobre la meditación y su papel en la vida humana. Si deseas profundizar en tu práctica de la meditación y descubrir su verdadero propósito, este libro es una excelente opción.


Ya te compartí en este blog algunas citas de Osho sobre la meditacion. A continuación lee otras citas interesantes de este libro.


Dice Osho:

La vida como tal debe ser entendida como un chiste del cosmos.


Si vives de tu pasado que ya ha está muerto, entonces tu pasado muerto sigue controlando tu presente vivo.


Recuerda: siempre que tengas dos alternativas, elige la nueva, opta por la más difícil, aquella en donde sea necesario el mayor conocimiento.


Sé menos eficiente pero más creativo. Deja que éste sea el motor.


Recuerda siempre que no estás en la vida para transformarte en una mercancía; no estás aquí para convertirte en una utilidad con escasa dignidad ni para volverte más eficiente, sino para tornarte más vivo, para hacerte más inteligente, volverte más feliz, exaltadamente.


Haz cualquier cosa que hagas, hazla con profunda conciencia, pues incluso las cosas pequeñas se transforman en sagradas. Cocinar, limpiar, se vuelven sagrado; se vuelven culto.


No se trata de qué es lo que haces, sino cómo lo haces. Puedes limpiar el piso como un artefacto mecánico, pero puedes hacerlo con conciencia y convertirlo en una profunda purificación de tu ser.


Se requiere coraje para ser uno mismo y para meterse dentro de uno mismo.


La mayoría de la gente piensa que el interior no existe, sólo considera que existe el afuera. Y en realidad es exactamente al revés: sólo el adentro es real; el afuera no es más que un sueño.


Cuando te dirijas hacia el interior, llegarás a la luz que carece de fuente. En esa luz, por primera vez, comienzas a comprenderte a ti mismo y a entender quién es, porque tú ERES esa luz.


Nunca puedes ir más allá de la mente si la sigues usando.


Depender del otro nunca puede producir verdadero éxtasis. Si tu placer depende del otro, entonces nunca puedes tener en ti mismo la cualidad de la libertad, y entonces no es un gran deleite.

La profundidad y el sentido de tu vida serán proporcionales a tu nivel de conciencia.

En la actualidad la gente se pregunta por todo el mundo: “¿Cuál es el sentido de la vida?” Evidentemente, el significado está perdido, porque has perdido la forma de descubrirlo, y esta forma es la conciencia.


Envejecer no tienen ningún valor; todos los animales pasan por eso sin usar la inteligencia. El crecimiento es una experiencia totalmente diferente. El envejecimiento es horizontal; el crecimiento es vertical, te lleva a las alturas y te conduce a las profundidades. Habrá de sorprenderte saber que el tiempo es horizontal, lo cual suena bastante extraño. Pasa un momento, luego viene otro momento, otro y otro más… sucediéndose en una línea horizontal. El tiempo es horizontal, tal como lo es la mente. A una idea le sigue otra, y a ésta otra, y otra, pero en una línea, una hilera, una procesión o un embotellamiento, siempre en forma horizontal.


El hombre que se la pasa pensando en el futuro lleva una vida falsificada. No vive verdaderamente, sólo lo aparenta. Espera vivir, lo desea, pero nunca lo hace. Y el mañana nunca llega; siempre es hoy. Lo que viene es siempre aquí y ahora, y él no sabe vivir el aquí y ahora. La forma de escapar al “aquí y ahora” se llama “deseo”. El hombre que desea es un escapista.


¡La mente en blanco es obra de Dios! La mente ocupada constituye una obra del diablo.


Cuando haces algo, busca de inmediato cuál es la motivación, ya que si se te escapa la mente seguirá engañándote y diciéndote que la motivación es otra. Por ejemplo: llega a casa enojado y golpeas a tu hijo. Tu mente dirá: “Es por su bien, para enseñarle a comportarse”. Esto es una racionalización. Busca más profundamente… Estabas enojado y buscabas a alguien con quien pudieras enfurecerte. No podías pelearte con el jefe en la oficina., pues él es demasiado fuerte para enfrentarlo: sería un riesgo, además de un peligro desde el punto de vista económico. No, necesitabas a alguien indefenso. Ahora, como este niño está totalmente indefenso, depende de ti; no puede reaccionar, no puede hacer nada, no puede pagarte con al misma moneda. No podrías encontrar una víctima más perfecta.


Haz algo nuevo cada día. No prestes atención a la antigua rutina, aunque sean pequeños cambios, solo pequeños cambios.


Dios no es ascético; si así fuera no existirían las flores, ni árboles verdes, solo habría desiertos. Dios no es ascético, si así fuera no existirían ni la música ni la danza de la vida, sólo habría cementerios y cementerios.

Dios no es ascético; Dios disfruta de la vida. Dios es más epicúreo de lo que puedes imaginar. Dios es una búsqueda permanente de felicidad, placer, éxtasis. Recuérdalo.


La felicidad no es sino el material del cual estás hecho. Es tu propio ser. El júbilo es tu esencia más íntima.


Cuando estás completamente relajado, por primera vez comienzas a sentir tu propia realidad; te enfrentas a tu propio ser. Mientras estás en actividad, estás tan ocupado que no puedes verte a ti mismo.


La tentación nunca proviene de afuera. Reprimir el deseo, la energía, la ira, la sexualidad o la avidez es lo que da origen a la tentación. La tentación viene de tu interior; no tiene nada que ver con cosas exteriores. No es que aparezca un diablo y te tiente; es tu propia mente reprimida que se vuelve maligna y ansia vengarse.


“Hola, ¿cómo estás?” Nadie quiere decir nada con estas frases, pues tienen el fin de evitar un encuentro directo entre dos personas.


El sexo es atractivo por que permite que dos seres, por lo menos Durant un instante, se transformen en uno.


Cuando no te quedas pegado a la mente, puedes usarla mucho mejor, de manera mucho más eficaz, porque la energía que usabas para adherirte a ella queda disponible.


No estoy diciendo que no utilices la mente, sino que no seas usado por la mente. Como amo la mente es peligrosa porque, después de todo, es una maquina; pero como esclava es extremadamente útil e importante.


Relaciónate con otros, pero también contigo mismo. Ama a los demás, pero también a ti mismo. ¡Sal! El mundo es hermoso, está lleno de aventuras; es un desafío, y te enriquece. No pierdas la oportunidad. Siempre que el mundo llame a tu puerta y te convoque, ¡ve! Enfréntalo sin temor: no hay nada que perder, tienes todo por ganar.


La vida carece de propósito. No te sobresaltes. Toda la idea de propósito es errónea: surge de la codicia. La vida es mera alegría, festividad, diversión, carcajada, sin ningún propósito. La vida es su propio fin, carece de otro objetivo. E n el momento en que entiendes esto, comprendes de qué se trata todo el tema de la meditación. Consiste en vivir tu vida de manera alegre, festiva, totalmente, y sin una meta final, sin un propósito a la vista, sin finalidad alguna. Simplemente como un niño pequeño que juega en la orilla, juntando caracoles de mar y piedras de colores: ¿con qué finalidad? No hay propósito alguno.


Deja un comentario, ¿qué opinas? ¿Ya has leído este libro?
26 visualizaciones2 comentarios

2 Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
Ariadna
Ariadna
Apr 23, 2023

Meditando a través de las palabras...

Me resuenan sus palabras y puedes leerlas y decir suena lindo pero cuando las experimentas es otra cosa, tu conexión con lo divino es muy diferente a como te lo cuentan afuera que te quieren mantener en el sufrimiento pero no es así.

El conectar contigo desde dentro y verte como en realidad eres y conocerte desde ahí quitando todos los condicionamientos externos te lleva a ver la vida y tu vida desde otro lugar y comienzas a conectar para crear desde el gozo, la alegría, la felicidad, la paz y compartirla con quiénes también quieran estar ahí...

Like
Vadim Proshichev
Vadim Proshichev
Apr 23, 2023
Replying to

Gracias por compartir Ariadna!

Like
bottom of page