Konstantin Stanislavski. ✍️ Citas y pensamientos sobre la ética en el arte.

Hola, en este blog te compartiré los pensamientos del famoso artista ruso y director de teatro, autor del Sistema Stanislavsky para la enseñanza de los actores profesionales. Las citas que encontrarás a continuación son una traducción del ruso de algunos fragmentos de su ensayo sobre la ética en el arte.

Tarde o temprano cualquier artista o persona amateur que se dedica al arte llega a preguntarse ¿qué es el arte? ¿Para qué y por qué lo hago? Claro que la respuesta más obvia es que el objetivo es ser famoso, rico, darse a conocer, etc., pero ¿esa es la única finalidad del arte?


¿Cuántos actores, bailarines, cantantes u otros artistas se vuelven famosos solo después de su muerte, mientras que dedican y sacrifican su vida a lo bello, a lo que nos enseña el arte?

La verdadera finalidad de dedicar la vida al arte se puede descubrir con la ética.

No siempre en el arte el objetivo del artista es exponerse, hay mucho más detrás de bambalinas. En este sentido, me parecen muy interesantes las observaciones de Stanislavsky sobre la ética en el arte. Te invito a reflexionar conmigo sobre los pensamientos de este director de teatro y autor del Sistema Stanislavski, que es el más famoso a nivel mundial para los actores profesionales.


A continuación encontrarás los pensamientos y citas sobre los valores personales de los artistas, sobre la importancia de saber cómo y de qué manera trabajar en colectivo y respetar a los demás, así como el objetivo y el sentido del arte y el artista.

Dice Konstantin Stanislavski:
Protejan a su teatro de todo tipo de “suciedad” y se crearán por sí mismas las condiciones favorables para la creatividad y el bienestar que los actores necesitan.
Antes de entrar al teatro, les diría a los actores: “No se puede entrar al teatro con los pies sucios. Sacúdanse la suciedad y el polvo en la entrada, déjenlos en el vestíbulo junto con todas las pequeñas preocupaciones, disputas y problemas que arruinan la vida y desvían la atención del arte. Esperen antes de entrar al teatro. Y una vez que entren, no se permitan escupir en todos los rincones”.
Al contrario, en la inmensa mayoría de los casos, los actores traen al teatro todo tipo de abominaciones cotidianas, chismes, intrigas, mentiras, calumnias, envidias y orgullo mezquino. El resultado es que el teatro ya no es un templo de arte, sino una escupidera, un cubo de basura, un basurero.
Es necesario que todos entiendan que “ordenar la ropa sucia” en público denota poca cultura y falta de educación, así como también falta de autocontrol, falta de respeto a los demás, egoísmo, libertinaje, una mala costumbre... 
Debemos dejar de lamentarnos y escupirnos a nosotros mismos. Debemos sonreír en sociedad, como lo hacen los estadounidenses, que no les gustan las cejas arrugadas. Llora y ponte triste en casa y para ti mismo, pero en público, sé alegre, ponte de buen humor y sé agradable. Necesitamos disciplinarnos en este aspecto.
Piensa más en los demás y menos en ti mismo. Si cuidas el estado de ánimo del elenco y el bienestar general, entonces también estarás bien. Si cada una de las 300 personas del equipo de teatro trae sentimientos alegres al teatro esto curará, incluso, al melancólico más negro.
¿Quién es más libre: el que protege solo a su propia independencia, o el que, olvidándose de sí mismo se preocupa por la libertad de los demás? Si todos se preocupan por todos, en última instancia, toda la humanidad será la protectora de mi libertad personal.
"Ama el arte en ti mismo y no a ti mismo en el arte”.
Necesitamos orden, disciplina, ética, etc., no solo para la estructura general de las instituciones artísticas, sino principalmente para cumplir los fines estéticos de nuestro arte y creatividad.
Una de las condiciones para crear orden y un ambiente saludable en el teatro es fortalecer la autoridad de aquellas personas que, por una razón u otra, deben tomar la iniciativa.
Hasta que no se haga la elección del líder y no se lleve a cabo el nombramiento, se puede discutir, luchar, protestar contra uno u otro candidato a un cargo de liderazgo. Pero dado que una persona determinada se ha convertido en el jefe de la institución o en la dirección de una parte del mismo, por el bien de la institución y por su propio bien, tiene que apoyar al líder en todas las formas posibles, y si él es débil, más apoyo necesitará. Después de todo, si el jefe no disfruta de la autoridad, el principal centro motor de toda institución quedará paralizado. Piensa en lo que llegará a una causa colectiva sin un iniciador que empuje y dirija todo el trabajo... 
Nos encanta escupir, desacreditar, destruir a quienes nosotros mismos hemos glorificado. Si una persona talentosa además de nosotros toma una posición alta o de alguna manera se eleva por encima del nivel general, todos, con un esfuerzo común, tratamos de golpearlo en la parte superior de la cabeza, mientras le decimos: “No te atrevas a levantarte. Adelante, advenedizo". Cuántas personas talentosas y necesarias han muerto de esta manera. Pocos, a pesar de todo, lograron el reconocimiento y la admiración universal.
La lucha por la primacía entre los actores o directores, los celos de los éxitos de los compañeros, la valoración de las personas por un salario y un rol, con la excepción de algunos casos, han echado raíces en nuestro trabajo y le causan un gran daño. Cubrimos nuestro orgullo, envidia, intrigas con todo tipo de bellas palabras como "noble competencia", pero los vapores venenosos de la envidia e intriga de los malos actores detrás de escena se filtran constantemente a través de ellos, envenenando la atmósfera del teatro.
Por temor a la competencia o por una pequeña envidia, los actores son hostiles a todos los recién llegados a su familia teatral. Si los recién llegados superan la prueba entonces son afortunados. Pero ¿cuántos de los que tienen miedo, pierden la fe en sí mismos y mueren?
En estos casos, los actores son como los estudiantes, que hacen bullying a cada recién llegado que ingresa.
¡Y cómo se parece esta psicología a la de los animales más salvajes y crueles!
Las malas costumbres son fáciles de copiar y adoptar, y las buenas, al contrario, son difíciles.
Un verdadero artista es creador, portador y predicador de lo digno y bello; su misión es elevada y noble. Al contrario, el oficio de un artista que se vende solo por dinero y simplemente para complacer al público con bufonería vulgar, es indignante y humillante.
El escenario es como una hoja en blanco y puede servir tanto para expresar lo sublime como para expresar lo menos preciado, según lo que se muestre en él, quién lo toque y cómo.
¿Cómo trazar la línea entre lo bello y lo feo? No es de extrañar que Wilde dijera que "un artista es un clérigo o un payaso". Toda una vida para buscar una línea de demarcación que separe lo malo de lo bueno en nuestro arte. Cuántos actores dedican su vida al mal oficio, sin saberlo, porque no saben tener en cuenta correctamente el impacto de su actuación en el espectador. 
No todo es oro que brilla desde el escenario. La falta de inteligibilidad y la falta de principios en nuestro arte ha llevado al teatro a un declive total en todo el mundo. Las mismas razones impiden que el teatro ocupe ese alto cargo y adquiera la importancia que le corresponde.
Hay que creer que cada persona en el fondo de su alma lucha por el bien, pero algo le impide acercarse a este bien. Habiéndose acercado a lo bueno, ya no se separará de él, porque siempre da más satisfacción que lo malo.
¿Cómo un cantante, pianista o bailarín comienza su día? Se levantan, se lavan, se visten y beben té. A una hora determinada el cantante comienza a ensayar, hace vocalizaciones; el músico toca escalas u otros ejercicios que apoyan y desarrollan la técnica; el bailarín corre al teatro a la clase para hacer una rutina de ejercicios, etc. Esto lo hacen todos los días tanto en invierno como en verano, y un día sin entrenamiento se considera perdido, haciendo retroceder el arte del artista.
Lo más terrible e invencible es cuando el espectador hace ruido, habla, camina y, sobre todo, tose durante la función.
Me dirán: “¿qué pasa con la envidia que existe entre los actores, las intrigas, su sed de adquirir roles importantes, ser exitoso y popular con el público?” Yo les responderé:A los intrigantes y gente envidiosa hay que retirarlos sin piedad del teatro y a los actores inconformes con sus roles, también”. A los insatisfechos con la importancia de sus roles, debemos recordarles que no hay roles insignificantes, sino actores insignificantes. Aquellos que no aman el teatro en sí mismos, sino a sí mismos en el teatro, también deben ser eliminados. Pero otra vez me van a contradecir: “¡Intrigas y chismes, por lo que el teatro es famoso!.. No se puede despedir del teatro a una persona talentosa porque tiene mal carácter, porque interfiere con la prosperidad de los demás”. Estoy de acuerdo en que al talento se le perdona todo, pero sus carencias deben ser neutralizadas por otros artistas. Cuando aparece en el teatro un microbio tan peligroso para todo el organismo, todo el equipo debe vacunarse para desarrollar una antitoxina neutralizante, en la que la intriga del genio no viole el bienestar general del teatro.
¿No es extraño que uno quiera vivir una vida vulgar de un burgués detrás de escena, y cuando sube al escenario, inmediatamente quiera alcanzar a Shakespeare?
Convengamos de una vez por todas en no tomar a un genio como ejemplo. Son personas especiales y todo es a su manera.
Un verdadero artista puede ser fácilmente reconocido por la manera en que trata el disfraz y los atributos de su personaje, cómo los ama y protege. 
A menudo, los actores se maquillan cuidadosamente, visten sus cuerpos y, al mismo tiempo, se olvidan por completo del alma, lo que requiere una preparación incomparablemente más completa para la creatividad en la obra.
Vi una actuación inolvidable. La impresión fue tan grande que no pude irme solo a casa, tuve que hablar sobre lo que acababa de experimentar en el teatro. Junto con mi amigo, fuimos a un restaurante. En medio de nuestros recuerdos, llegó al restaurante para nuestro completo deleite el actor principal de la función, nuestro genio. No nos pudimos resistir, corrimos hacia él, expresándole nuestro deleite. La celebridad nos invitó a cenar con él en un cuarto separado y luego, ante nuestros ojos, poco a poco se emborrachó como un animal. Cubierta de brillo, la podredumbre humana y el actor se reveló y emergió de ella en una forma de jactancia repugnante, orgullo mezquino, intriga, chisme y otros atributos de un bufón vulgar e indignante.
Solo encerrándose en su casa, en el círculo más cercano, el artista puede soltarse el cinturón. Debido a que su actuación no termina con la bajada del telón, está obligado a ser el portador y conductor de la belleza en la vida. De lo contrario, creará con una mano y destruirá lo que se está creando con la otra.

23 vistas

Entradas Recientes

Ver todo
animation.gif
Agregar un título.gif
280_173_banners_página_web.png
Copia de Body Ballet.gif

Blog

YouTube

Facebook

Instagram

  • MetodoVadim en Amazon
  • MetodoVadim en iTunes
  • MetodoVadim en Spotify
  • Facebook - Grey Circle
  • YouTube - Grey Circle
  • Instagram - Grey Circle
  • Pinterest - Grey Circle
  • Tumblr - Grey Circle
  • LinkedIn - Grey Circle
  • Twitter - Grey Circle
©MetodoVadimSaludIntegral